Desde el barrio a la empresa ¿Qué camino recorrer?

Nací en la Ciudad de Málaga, en un barrio en el que entonces, luego y siempre se estaba jugando en la CALLE, en el que las madres llamaban para comer por la ventana y en el que se compraba “fiao” para fin de mes. Miraflores de los Ángeles se llama, vergel de vida donde aprendí a comerciar con cromos y canicas y nos manteníamos en plena forma jugando al “poli-ladrón” o al “sota, caballo, rayo”.

Amante de la libertad de pensamiento, alumbrada siempre desde el faro legislativo y su más absoluto cumplimiento. Me siento orgulloso de muchos de los logros sociales que se han conseguido en estos últimos años en nuestro país y mi visión cristiana no me ciega la felicidad de lo conseguido en cuestiones que deberían ser tan básicas, como amar libremente a quien te plazca.

La laicidad del Estado es fundamental para el sano desarrollo de un país, de igual forma que lo es el absoluto respeto por cualquiera de las confesiones religiosas actualmente establecidas en nuestro país, pero ¡ojo!, el respeto tiene que ser siempre bidireccional.

Me considero una persona liberal con mucho sentido de protección social que entiende, que el mejor camino para proteger a los más débiles, a los que menos tienen, y generar riqueza colectiva, es el “individualismo”. Entendido como herramienta que fomenta el desarrollo personal y admira e incentiva tanto el esfuerzo como el talento. Me alejo del concepto Laisser Fare de  Gournay (dejar hacer), por lo que creo en un Estado fuerte que debe intervenir y regular el mercado manteniendo la libre competencia y velando en todo momento por la igualdad de oportunidades, deshaciendo las continuadas situaciones injustas de monopolios u oligopolios sectoriales que normalmente se generan en el mercado como es el caso de la energía, que actualmente vivimos en España.

Empecé mi carrera universitaria en Las Palmas de Gran Canaria por aquello de que era y sigo siendo surfista, perdidamente enamorado de la mar y las olas, aunque terminé doctorándome en Ciencias del Deporte por la Universidad de Extremadura en la ciudad de Cáceres. Así que toda mi formación inicial la recibí de la Educación Pública, por lo que se la debo a mi país y a su maravilloso, aunque imperfecto, sistema de bienestar que tanta hambre, sufrimiento, esfuerzo y muerte ha costado a nuestros mayores.

Al terminar Ciencias del Deporte en la Ciudad de Cáceres en el año 1998, con el segundo mejor expediente académico a nivel nacional, me propusieron  comenzar los estudios de Doctorado y solicitar una beca FPI (formación de personal investigador) a lo cual acepte. Durante los siguientes 8 meses que estuve esperando la ansiada beca trabajé vendiendo zapatillas deportivas y llegué a un acuerdo con un empresario de la zona que me permitió vender a “puerta fría” material deportivo por todos los pueblos de Extremadura.

En este punto de mi presentación me parece importante comunicar que me considero una persona optimista ya que, en cualquier situación de amenaza, siempre pienso en las posibles oportunidades. En su sentido Popperiano, estoy convencido de la importancia de generar sociedades abiertas en la que cada individuo sea propietario de sus propias decisiones en detrimento del uso y la costumbre, en la que todo esté lleno de verdades provisionales, sujetas siempre a debate y en continuo estado de revisión. Por ello, me alejo velozmente de los que tienden a tiznar de color político cualquier reflexión o de los que solo son capaces de iniciar un debate desde su acomodada y adormilada posición ideológica.

Continuando con mi trayectoria académica y profesional, tras pasar un año y medio disfrutando la beca FPI, en el año 2000 saqué una plaza como profesor asociado en la Facultad de Ciencias del Deporte en la ciudad Cáceres,  trabajo que simultaneaba con el de preparador físico de la Selección Española de Voleibol. Pero mi cabeza no podía estar solo en dos lugares y en el año 2001 un empresario de Málaga, al cual admiro por su osadía,  me dio la oportunidad de iniciar un proyecto de una  Facultad de Ciencias del Deporte privada extranjera a lo cual accedí y la llevamos a buen puerto. Ese mismo año desarrollé mi primera sociedad, Egead dedicada exclusivamente a la preparación de concursos públicos para su adjudicación y posterior explotación de suelos de equipamientos deportivos los cuales siempre terminaba haciendo proyectos llave en mano para terceros.

En el año 2003 inicié junto con un amigo AMS, un pequeño gabinete de medicina del deporte de apenas 50 metros cuadrados que se ha convertido en un maravilloso Centro Médico del ejercicio en el que trabajan a tiempo completo más de 30 personas . Desde entonces, ya nunca he parado de emprender y crear empresas como Sinergia, dedicada al asesoramiento fiscal y financiero, Punto Activo, dedicada a la gestión de patrimonio y Medac, dedicada a la formación profesional y de posgrados privados. El grupo de empresas que actualmente tenemos lo forman más de 200 personas y esto es algo que me llena de orgullo, no por el volumen, ya que somos bastante pequeños en comparación con las grandes empresas, sino porque estamos siendo capaces de emprender, penetrar en el mercado en diferentes sectores simultáneamente y de aportar valor y riqueza a nuestra sociedad.

Durante todos estos años he seguido formándome en los Máster y Postrados que me han interesado además de sacar la Licenciatura de Derecho. La formación a partir del año 2000 ha sido muy diversa pudiendo parecer incluso inconexa, pero como siempre dice mi padre “el saber no ocupa lugar” y en mi caso me encanta el estudio. En este punto quisiera haceros una breve reflexión con relación a la formación académica. Pienso que tenemos la obligación de preservar el patrimonio empírico que han desarrollado muchos empresarios y emprendedores de España ya que, sin ninguna o poca formación académica, han desarrollado magníficas empresas y atesorado un gran número de experiencias. El conocimiento técnico es muy importante pero no lo es menos el hecho de proteger el conocimiento empírico. Esto me lleva a pensar que una sociedad que no incluya a sus mayores en sus foros de debate, con todos sus conocimientos y experiencias vividas a lo largo del tiempo, independientemente del conocimiento técnico que acumulen, se convertirá en una sociedad fría, sin rumbo y desdotada del sentido común necesario para tomar decisiones adecuadas. Debemos escuchar siempre activamente a los mayores pues ellos atesoran la principal fuente de conocimientos, la “Vivida”.

Una vez que espero me hayáis conocido un poco más, deciros que este blog solo pretende ser un foro de reflexión desde el que arrojar luz en torno a cuestiones de  Educación, Salud y Deporte. Como diría mi buen amigo Rubén Sanz el blog “Va de Salud, Educación y Deporte”. La intención es ser un puerto de recalada desde el que todos podamos pensar, debatir y opinar de cuestiones básicas sectoriales que nos interesen. Un observatorio en torno a estos tres sectores y de las influencias y ascendencias de cada uno de ellos sobre los otros.

Espero que lo disfruten y me acompañen en el camino.

 

8 comentarios en “Desde el barrio a la empresa ¿Qué camino recorrer?

  1. Hola Paco sólo decirte que me encanta escucharte y leerte .
    Aún siendo más joven que yo , decirte que muchas de tus reflexiones que haces me recuerdan a mi padre , que era un gran hombre .
    Decirte que mi hijo Elias y yo te admiramos mucho por tu trayectoria , sencillez etc. Aprovecho para desearte una Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo . Un saludo

    1. Hola! Muchas gracias por tus palabras tan entrañables, la admiración es mutua. Ojalá algún día pueda, tan siquiera, acercarme un poco a la persona que, a buen seguro fue tu padre. No he tenido la suerte de conocerlo pero con ver su estirpe no hace falta decir nada más. Un abrazo fuerte y Feliz Navidad para tí y toda tu familia.

  2. Trayectoria espectacular, sus blogs siempre tienen algo que enseñarme y
    Como alumno suyo que soy siempre intento e intentaré atesorar lo mejor de sus palabras.

    “reunirnos es un comienzo , permanecer juntos es progreso, trabajar juntos es exito” Henrry ford

  3. Paco, tú estudiaste en “Martiricos”, ¿verdad? Me suena muchísimo tu cara. Creo que coincidimos en el tiempo aunque no en la misma clase. Yo también estudié, viajé y trabajé durante años fuera de España. Me fui “del barrio al extranjero” para posteriormente volver a mi Málaga, donde me he afincado y trabajo. Curiosamente soy docente en mi barrio de toda la vida. Así que mi periplo ha sido circular, salí del barrio para volver a él, arrastrada por ĺa corriente de la vida. Feliz por poder aportar mi granito de arena a la educación de estos chavales. ?

  4. Perdonad el retraso en la respuesta pero no me las han pasado hasta ahora. Muchas gracias a vosotros por compartir conmigo el camino de este blog. Feliz Navidad para todos.

    Ahhhh, por cierto Carmen, sí que estudié en Martirícos, así que seguro que coincidimos en el Instituto. Me alegra que hayas aterrizado en Málaga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *