Emprender no va de “echarle huevos ni de perseguir tu sueño”

Paco Ávila Jerez

 

Después de más de 20 años emprendiendo negocios desde cero, lo que tengo claro es que emprender tiene mucho más que ver con la formación, el estudio, la prudencia y el trabajo duro que con cuestiones hormonales o soñadoras. Siento deciros que el mundo de la empresa y el emprendimiento es un mundo de control y análisis y análisis y más análisis. Por muy poéticos que se quieran poner muchos de los emprendedores y empresarios de nuestro país, siento ser un aguafiestas, pero el emprendimiento no va de “echarle huevos” ni de “perseguir tu sueño por encima de todo”. Me reitero, va de análisis, control de riesgos, de sentido común, de prudencia y de mucho, mucho esfuerzo y trabajo. Claro que tienes que asumir riesgos, pero sabiendo cuáles son y hasta dónde estás dispuesto a asumirlos. Pero esta reflexión que, a priori es tan evidente se difumina cuando la dirigimos hacia el mundo del emprendimiento.

Es evidente que a nadie se le ocurriría navegar desde la ciudad de Málaga a Cádiz si no sabe interpretar una carta de navegación y no tiene la formación adecuada para dirigir una embarcación. Siguiendo este ejemplo, nadie en España en su sano juicio diría, un día de niebla y con mal tiempo, “venga, vamos a echarle corazón y huevos, que el mundo es de los valientes y crucemos el Estrecho”. Claro, que este ejemplo maldito desgraciadamente se destruye cuando vemos cómo cada día cientos de personas cruzan el Estrecho sin embarcación ni formación huyendo de la muerte y jugándose la vida. No tienen otro remedio, “salir a la mar o morir”.

Aquí tenemos otros problemas, “Emprender o el Desahucio”, “Emprender o Comer”, porque en España existe mucho emprendedor a la fuerza”

Pero no, hombre, no, aquí a los españoles no nos pasa esto. Y es cierto que a los que tenemos la suerte de haber nacido en un país Occidental no nos pasa esto. Pero aquí tenemos otros problemas, “Emprender o el Desahucio”, “Emprender o Comer”, porque en España existe mucho emprendedor a la fuerza. Es decir, que lo hace porque no tiene otra salida, lo que viene siendo “Emprender por Cojones”; Emprender porque es la única salida que les queda para intentar llevar un plato de comida a su casa. ¡Ya! Ya sé que existen algunos informes que apuntan en una dirección contraria, pero permítanme sin mencionarlos que dude tanto de la credibilidad como de la imparcialidad de las organizaciones que los están generando. Así que una gran parte de nuestro ecosistema emprendedor lo forman personas cuya desesperación económica les lleva a iniciar la aventura del emprendimiento sin un mínimo de conocimientos que les permita asegurar, al menos parcialmente, su camino.

Pero mi mayor pena en torno a todo esto es que la mayoría de nuestros políticos, lejos de estar poniendo el “grito en el cielo” y elaborando programas urgentes de apoyo al emprendedor que intenten paliar el desastre de las estadísticas de fracaso de emprender en España, se dedican a dar discursos para animar a nuestros jóvenes a emprender, incentivándolos y motivándolos como si el entorno y ecosistema al que van es un vergel lleno de ricos frutos y plácidas flores. Pero queridos amigos, siento deciros que la mayoría de esos motivadores nunca lo han intentado ni han estado en una situación ni parecida a la que estoy describiendo.

Así que el emprendedor, no de revista sino del barrio, el emprendedor más habitual en España, hablo de una persona de renta media o baja, que normalmente no tiene estudios superiores o no los tiene relacionados con el mundo de la empresa, que no tiene un duro y que para desarrollar su proyecto se está jugando lo poco que le queda, va con todo su corazón y decisión directo al matadero. Pero no os preocupéis que España va bien…

Abrazos y mucha suerte para el camino.

9 comentarios en “Emprender no va de “echarle huevos ni de perseguir tu sueño”

  1. Hola. Me ha encantado tu artículo. Por que es la realidad que se esconde detrás de tanto gurú que nos dicen que hay que arriesgarlo todo y que hay que fracasar muchas veces para llegar al éxito emprendedor. Cuando detrás de las personas que emprenden hay hijos, hijas, alquileres o hipotecas que pagar y otros muchos gastos que hay que mantener la aventura puede salir muy cara. Yo soy otro de muchos y muchas que emprendemos porque no se nos ha dejado otra salida, porque la crisis nos ha abofeteado y dejado en una situación en la que montar nuestro propio negocio se ha convertido en la única posibilidad para salir de una grave situación de precariedad laboral o paro contínuo. Y has dado en la clave, la autoformación a todos los niveles, desde marketing, uso de redes sociales, creación de páginas, etc, etc, además de la formación en el campo concreto en el que trabajamos que en mi caso es la osteopatía, estudiar mucho, pensar mucho más, ser muy prudentes y calibrar los riesgos, son las claves para seguir adelante, y tener mucha, mucha paciencia. Gracias por tus palabras.

  2. Después de leer esto me ha dado miedo a la idea de montar mi propio negocio. Tengo el apoyo de mi madre y conocimientos para lo que quiero montar, pero………..y si es verdad que estoy apuntando demasiado alto? Y caigo desplomada? No soy persona de dejarme llevar por los pensamientos de los demás, pero creo que sería capaz de hacerlos. Aunque eso sí, con prudencia. En fin, que ahora si que estoy echa un lío.

    1. Hola Veli, si te estás jugando la casa de tu madre o padres? , no lo hagas . Si te estas jugando por ejemplo tu casa y vives sin críos, adelante . Es decir , intenta jugarte aquello que no te mande debajo de un puente . Más o menos ese es mi consejo . Pero por lo que dices, parece que no es tu caso. Analiza el negocio, mira bien el vuelo, cuida el cash flow, ponte en su escenario pesimista y mira cuánto tiempo aguantarías . Y adelante, y dale duro ……y trabaja 24 horas al día , ese es tu destino en los próximos años. Riesgos siempre tenemos que asumir! Un fuerte abrazo y mucha suerte

  3. Pues si, me quedé con mi familia en la calle , y con lo que me quedo emprendi, durante dos años , tenía que parar de trabajar y meterme en el cuarto baño a llorar, pero hay estoy echando huevos y trabajando 17 horas, poco a poco se sale, aprendiendo de errores haciendo un máster a velocidad de vértigo.

    1. Francisco y Carmen, el que emprende, sufre, llora, no duerme, tiene miedos, etc, y si además te juegas lo poco que te quedaba o lo que te ha dejado un amigo, ya ni te cuento . Pero si sabes interpretar el idioma de los negocios, los números , si sabes y aprendes de estrategia; etc….., el riesgo potencial de que te arruines es menor. Solo el 3% de las starups españolas siguen vivas después de 5 años. Detrás del otro 97% que fracasa suele existir ruina, desmoronamiento familiar, en fin verdaderos dramas . Tenemos que luchar para que ese resultado desastroso se minimice .

  4. Es verdad todo lo que dice. Somos emprendedores por cojones porque todos no se pueden formar en empresa, porque todos no tienen oportunidades en este mundo laboral por edad, formación,… Por lo que sea… Pero si lo consiguen son los mejores… Por capacidad de lucha, entrega y que en las duras se aprende y duele y cuesta sangre, sudor y lágrimas y se aprende a analizar no como uno que está formado pero aprendes a golpes de dinero. Llevo así 23 años.Que esto no os desmoralice, es para prepararos psicológicamente en el esfuerzo y tesón físico y mental. Besos

  5. Bea, recuerda, analiza, analiza y analiza, si tienes alguna duda o crees que te puedo ayudar en algo , ya sabes , que ando por aquí . Un abrazo y buen camino

  6. Pues si compadre, yo una de esas emprendedoras por cojones.
    Y te diría que hasta de las desinformadas. Y es lo que hay. No queda otra que jugarse los pocos fondos que otra persona me presta al 0%. Porque eso ya de pedirle a un banco es caso aparte. Así que al final me estoy jugando lo mío y lo de la otra, y tiro porque me toca.
    Gracias picha por decir lo qie es un emprendedor normal y corriente. Pobres buscandose la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *