LA PRUEBA DE ACCESO PARA FP SUPERIOR ES UN “INSTRUMENTO DE ELIMINACIÓN MASIVA”

Esta semana pasada tuvimos lo que al menos para mí, era una magnífica noticia, la eliminación de la prueba de acceso para pasar de un Ciclo de FP de Grado Medio a un Ciclo de FP de Grado Superior.

La pena es que su ámbito de aplicación hacía referencia exclusivamente a la comunidad de Madrid. Así, en Andalucía los alumnos que hayan finalizado un Ciclo de FP de Grado Medio y pretendan ingresar en un Ciclo de FP de Grado Superior seguirán teniendo que enfrentarse a ella. Además, para 2016 la prueba viene acompañada de una complejidad añadida, que tan sólo se podrá contar con una oportunidad para realizarla, es decir, que nos la jugaremos a una sola carta, no como en el resto de años anteriores que teníamos dos convocatorias, una para el mes de junio y otra para septiembre.

Cuando pienso en un adjetivo para explicar la prueba de acceso, siempre me sobrevuela el mismo “absurda”, pues no entiendo cómo un estudiante que ha terminado cuarto de E.S.O. y cursado posteriormente  dos años de un Ciclo de FP MEDIO, para entrar en su correspondiente Ciclo de FP SUPERIOR se le obligue a acreditar un nivel determinado en inglés, matemáticas y lengua; áreas de conocimiento que suelen estar totalmente al margen y descontextualizadas de la mayoría de la formación que el alumno recibirá en el correspondiente Ciclo de FP SUPERIOR.

En este punto, matizar que las tres materias me parecen muy importantes para la formación de cualquier alumno, pero si la Administración piensa igual, y considera que los contenidos adquiridos hasta cuarto de la E.S.O. con relación a estas áreas de conocimientos no son suficientes, deberían introducirlas como materias transversales y obligatorias dentro de los propios ciclos de FP Medio y Superior. Cuestión que me atrevo a dilucidar no vería posible la Administración aplicar argumentando probablemente todo tipo de argumentos y excusas con la intención de ocultar la realidad, la imposibilidad de implantación por falta de presupuesto y porque le quitaríamos de la manos una “herramienta de eliminación masiva” tal y como intentaré explicar en el siguiente párrafo.

¿CON QUÉ ESTRATEGIA ESTÁ IMPLANTADA LA PRUEBA DE ACCESO?

Desde mi punto de vista la prueba de acceso no es más que una estrategia de “eliminación”, es decir, un instrumento para sacar del sistema de formación reglada a un gran número de alumnos. Sabemos que la demanda de alumnos para cursar itinerarios de formación profesional de forma pública en España es mucho mayor a la oferta que actualmente se ofrece en la mayoría de las Comunidades Autónomas.

Con la aplicación de la prueba de acceso al grado superior las administraciones consiguen dos cuestiones básicas: en primer lugar, que el número de alumnos que se quedan sin poder cursar el ciclo que han solicitado sea menor y, en segundo lugar, que la nota media de corte para acceder a los ciclos formativos también baje, trasladando la culpabilidad de las cifras de alumnos que se quedan en la “calle”, al hecho de que no han superado la prueba evitando así que recaiga en la incapacidad de la Administración para absorber la demanda. A pesar de la eficacia de la prueba para suspender alumnos y dejarlos fuera, las cifras de alumnos que se quedan sin posibilidad de entrar en el Ciclo de FP Superior que quieren elegir sigue creciendo cada año.

Quizás esté siendo un poco pesimista con la visión que estoy teniendo de la Administración en esta entrada pero es que todo me cuadra cuando lo voy reflexionando. Cuando leí la noticia de que en Andalucía se eliminaba una oportunidad en la prueba de acceso todo volvió a encajar en mi cabeza a la perfección. Y es que como todos sabemos que la demanda de plazas de formación profesional se está incrementado en nuestro país en general y en Andalucía de forma particular, con lo que el número de demandantes de plazas está continuamente creciendo y claro, algo se tenía que hacer, con lo que perfeccionar el funcionamiento de “la herramienta de eliminación masiva” parece que ha sido una magnífica idea, ¡Compliquémosla más! Que se la jueguen a una sola oportunidad. 

Los que mejor me conocen saben que soy una persona optimista, por lo que creo que la prueba de acceso a la FP Superior, independientemente de la aplicación de la LOMCE, terminará eliminándose como requisito de paso a un Ciclo de FP de Grado Superior, ya que son muchos los alumnos que se quedan “atrapados”  a nivel formativo cuando finalizan un Ciclo de FP de Grado Medio. Aunque puede que finalmente tenga que darle la razón a mi padre cuando me dice que un optimista no es nada más que un pesimista mal informado.  Veremos cómo se va desarrollando todo esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *