MASTERLISIS: Enfermedad mental relacionada con la vagueza y falta de autoestima

masterlisis

MASTERLISIS: Enfermedad mental relacionada con la vagueza y falta de autoestima. Contrario a la meritocracia y el esfuerzo. El que pretende esconder su ignorancia con acreditaciones externas que en ningún caso le pueden implicar trabajo.

Y es que, es tal el número de personas que mienten en su formación académica, que creo que estamos a punto de asistir de un momento a otro, a la tipificación de esta conducta como una nueva enfermedad mental del siglo XXI. Será una enfermedad relacionada con la prisa, aunque parece que alejada de las generadas por el estrés. Su etiología está mucho más relacionada con la “cara dura” y la sinvergonzonería.

Su desencadenante son sociedades en las que se premia más a los figurantes que a los estudiosos, a los radicales que a los racionales y a los leales que a los justos. Además, esfuerzo y meritocracia son conceptos que socialmente deben estar mermados para terminar de cocinar el caldo de cultivo perfecto para crear una sociedad de pandilleros y hooligans. Todos tienen muy claro que si están, gritan y defienden sus ideales y a su equipo, “a muerte”, llegará un momento en el que su grupo de iguales premiará su lealtad, y les irán poco a poco dando un lugar privilegiado dentro de su colectivo. Así que para qué estudiar, debatir o reflexionar, si progresar en mi grupo va mucho más de estar, figurar y defender irracionalmente.

Así que no pensemos que la MASTERLISIS es una enfermedad que afecta especialmente a nuestros políticos. Está mucho más extendida e implantada en nuestra sociedad y no está relacionada con ninguna profesión. Pues una cuestión que no me podrán negar es que la política en España es una profesión y no una vocación.

Para curar esta enfermedad el tratamiento parece, a priori, bastante sencillo: humildad para aprender, esfuerzo para progresar, racionalidad para tomar decisiones y, sinceramente, un poco más de vergüenza. En fin, parece que no va a ser tan sencillo parar esta epidemia de MASTERLISIS en nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *